La Vida de un hombre del signo libra - Colo Colo Hoy

sábado, 9 de junio de 2018

La Vida de un hombre del signo libra

 Con este hombre (libra) tendrás un consejero gratuito. Tendrá la respuesta perfecta para todos tus problemas, y una respuesta para cada pregunta que le hagas. Pero será inútil que esperes de él la respuesta a todos tus sueños de doncella por que en el no los encontraras: algunos te los cambiará, y te discutirá los otros, por que ellos son así, créeme y no hay como cambiarlos.

Un hombre Libra puede ser tan chiflado como un cocodrilo con mucha urticaria, y su hábito de racionalizarlo todo lo que lo rodea, incluso el amor, te pondrá frenética así que cuidado... o te dejará en la impotencia de la derrota. Así y todo, es mi deber advertirte que una vez que estés atrapada y enredada en el encanto de Libra, no te será fácil escapar por que son de los que enamoran y no te sueltan mas, son unas personas encantadoras.

Tratar de zafarse del abrazo de un oso es cosa fácil, comparado con el esfuerzo de liberarte de un hombre Libra. Si intentas escapar, te persuadirá con argumentos tan lógicos e inteligentes que no tendrás la menor esperanza de rebatirlos a menos que te hayas graduado en Derecho.

Además de ejercitar contigo su inigualable capacidad de razonamiento, se mostrara tan caballero y gentil que te olvidarás de esa frustran te incongruencia de su naturaleza que antes te fastidió.

Y cuando te sonría, algo te pasará por dentro, mariposas quizas El corazón se te derretirá.
A partir de ese momento, habrás perdido la batalla ante el amor que te producen ellos los libra. Sus sueños serán tus sueños, y nada te importará tanto como hacerle feliz al rey libra. Buscarás esa sonrisa porque la necesitarás para sobrevivir, como un viajero sediento necesita el agua. Hay que ser una mujer de corazón muy duro para resistirse a la sonrisa de Libra, y aun así, tendrías que recurrir a toda tu decisión para escapar al magnetismo de su pureza. El encanto de Libra no es como la persuasión hipnótica de Escorpión.

La atracción de Libra es lógica y real, de ninguna manera sobrenatural. No tiene nada de magia negra; obra por el sometimiento, dictado por el sentido común, a su atmósfera celestial. Por otra parte (para usar la muletilla favorita de él) habrá veces en que la balanza de Libra se enloquezca a fuerza de contradicciones. Tendrás que gritarle, arrojarle al lago o colocarte cabeza abajo para conseguir que te preste atención y obligarle a hacer una jugada.

No seas tan ingenua como para pensar que el amor será constante y eternamente tranquilo, por mas que su signo esté regido por Venus. Si recuerdas bien la mitología romana, sabrás que Venus tenía sus días de descanso, pero con un libra no tendras nada pero nada de tranquilidad.

 Aun así, cuando la balanza se equilibra, vivir con Libra puede ser tan embriagador como un cáliz de dorada ambrosía, en un clima de risas y descuidada libertad que solo conocen los dioses en el Olimpo. Para el varón Libra medio, tomar una decisión no es tarea menos agotadora que domar un búfalo salvaje; y una vez tomada, si sospecha que cometió un error, puede cambiarla sin previo aviso.

Conozco a una mujer que quería establecer una sociedad comercial con un Libra, y a golpes tuvo que aprender esta histórica característica del signo. Una mañana de verano se citaron para  tomar algo o desayunar, llenos los dos de entusiasmo y de planes optimistas para el futuro de ellos. Cuando el futuro socio de ella la dejó, camino de su despacho, mi amiga empezó a preocuparse. Las promesas parecían casi demasiado buenas para ser verdad, de modo que le telefoneó para asegurarse de que todo no era un sueño.

 El seguía entusiasmado, le repitió todas sus promesas y planes, y determinaron un día de la semana siguiente para volverse a encontrar Antes de colgar, el se dio cuenta de lo que pasaba y la tranquilizo. Vaciló apenas (un signo al que ella no dio importancia) y continuó con firmeza: A la semana siguiente, como él no la llamó, mi amiga volvió a telefonearle. ¿Has estado fuera de la ciudad?, le preguntó.

 No contestó él lentamente , no te llamé porque quería pensarlo mejor . Creo que primero tendría que probar algo con un presupuesto mas reducido jajaj entre risas hablan. Nuestro proyecto conjunto lo pondremos en marcha en la primavera que viene, te lo prometo. Es que... bueno, he decidido que es mejor dejarlo para entonces, y dejarlo reposar un poco ahora, te parece? Movida por el natural resentimiento y la desilusión que la embargaron ante tan inesperado retroceso, la mujer tomó su propia decisión se alejo de el para no volver.

Jamás volvería a hablarle Evidentemente, ese hombre era tornadizo e indigno de confianza, y además, cruel. Un mes después se encontraron en la calle, y él se detuvo para saludarla. Desprevenida, ella balbuceó un par de saludos distantes y convencionales e inmediatamente se arrepintió de no haberle negado el saludo. Entonces él sonrió, y fue el acabose. Mi amiga se convirtió otra vez en su mejor propagandista. El era incapaz de maldad, y con ella también. Hasta el día de hoy sigue defendiéndole, y si se entera de que algún sueño mas ha vuelto a derrumbársele, siente un deseo ilógico de ayudarle a recoger los pedazos, para verle sonreír otra vez.